logo

La notícia a diaridetarragona 19/01/2020

 

El sector turístico de la Costa Daurada asegura que le preocupa que, con la entrada en funcionamiento del Corredor, el nuevo mapa ferroviario suponga una traba para atraer visitantes

El salouense Eduard Farriol, presidente de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT), lamenta la falta de información sobre el nuevo trazo ferroviario con la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo y teme que la pérdida de frecuencias y trenes, especialmente en la estaciones de Salou y Tarragona, perjudique al turismo.

¿El nuevo mapa ferroviario afecta al sector turístico?
Ahora todavía es difícil responder con criterio y exactitud a esta pregunta ya que, lamentablemente, no disponemos de una información precisa de cómo quedará finalmente dicho mapa y eso es muy preocupante. Con la importancia que tiene el sistema ferroviario para la movilidad de las personas y con el déficit histórico de los trenes en la provincia de Tarragona, que a estas alturas se implante un nuevo mapa ferroviario a consecuencia de la puesta en marcha del Corredor y no sepamos cómo queda todo es una grave irresponsabilidad que el territorio no se merece.

Salou solo tiene dos conexiones directas con Barcelona al día. ¿Eso perjudica al turismo?
Naturalmente. Parece bastante increíble que sea así. Que un destino turístico de primer nivel como Salou, que está a poco más de 100 kilómetros de una capital internacional como Barcelona, generando mucho tráfico de personas entre ambos destinos, se quede sin conexión directa con la Ciudad Condal es un gran paso atrás.

«Que el Euromed no pase por Tarragona es un palo para todo el mundo. Lo de la estación del Camp ya fue un error en su día»

Además, la estación de Salou está ahora en PortAventura.
La estación en el centro de Salou y las vías que pasan por el medio de la ciudad está claro que no puede ser y no es adecuado ni para la ciudad, ni para los ciudadanos, ni para los turistas que nos visitan. El desmantelamiento de las vías y la transformación de toda la zona en espacio urbano es positivo. Que eso conlleve el desplazamiento a PortAventura con una mejor y más moderna estación y con todas las conexiones necesarias creo que es bueno para Salou y no revierte demasiada incomodidad para los turistas. Con el transporte mediante autobuses se pueden solucionar las pequeñas incomodidades de estos desplazamientos.

La estación de PortAventura no ha sido remodelada.
Salou es una ciudad que se está transformando y es muy importante dotarla con una estación ferroviaria adecuada al nuevo tamaño y dimensión que implicará el crecimiento de la ciudad y del destino turístico; pero claro, si la estación acoge tráfico ferroviario de verdad e intenso.
Cambrils también pierde su estación, pero en su caso tiene una nueva conectada con el Corredor… aunque a las afueras.
Está claro que alejar las llegadas de los turistas de sus alojamientos vacacionales no ayuda, tenemos que poner las cosas fáciles a las personas que han decidido visitarnos, que vienen a pasar sus vacaciones en familia aquí y que invierten su dinero en ello. Todo lo que complique que el turista llegue a su hotel, su camping o resort o a su apartamento no es bueno.

Tarragona se ha quedado sin Euromed en favor de la estación del Camp.
Que el Euromed no pase por Tarragona es un palo para todo el mundo. Lo de la estación del Camp ya fue un error en su día, que todavía pagamos ahora justamente con este nuevo mapa y que parece que seguiremos pagando. Llegar a los alojamientos turísticos de la Costa Daurada desde la estación del Camp es casi un vía crucis y ahora todavía lo será más, ya que además llegarán a la estación del Camp todos los viajeros del Euromed.

¿Les preocupa un posible descenso del turismo a causa de este nuevo mapa ferroviario?
Es pronto para decirlo. Que nos afectará, por supuesto, pero no tanto por la llegada de los turistas, que mayoritariamente vienen en avión, automóvil o bus, sino por su movilidad en el territorio. Y eso sí que perjudica al sector en su conjunto.

¿No han notado entonces las consecuencias?
Naturalmente, las del nuevo mapa ferroviario todavía no, pero los problemas históricos de la movilidad interna de los turistas en la Costa Daurada ya hace tiempo que los denunciamos y que el sector en general los padece.

¿Cuáles son las quejas del sector en este sentido?
Con la información que tenemos es difícil todavía poder valorar los problemas y perjuicios que el nuevo mapa nos conlleve como sector turístico. Estaremos muy atentos, por supuesto, y denunciaremos lo que consideremos perjudicial, como siempre hemos hecho desde el tejido empresarial turístico de la provincia. Desde la FEHT ya hace muchos años que nos estamos quejando del déficit de las infraestructuras de comunicación de la Costa Daurada: ferroviarias, de carretera, marítimas, etc.

¿Presentarán alguna reivindicación a las administraciones?
Nosotros hace tiempo que estamos haciendo reivindicaciones y, por lo que parece, tendremos que seguir igual, desgraciadamente.

Cuando se diseñó el nuevo trazado ferroviario, ¿alguna administración consultó su opinión al sector turístico?
A nosotros no nos han consultado directamente, pero nosotros sí hemos pedido reiteradamente información concreta y respuestas a cómo quedaba todo este tema, que naturalmente nos preocupa. Hemos presionado a las administraciones públicas locales, pero la responsabilidad final del nuevo mapa ferroviario recae en las administraciones regionales y estatales. Sabemos que desde la administración pública local también se ha presionado, pero sin recibir demasiada información de los responsables finales.

Unos por otros, la casa sin barrer.
Ahora nos podemos rasgar las vestiduras y empezar a echarnos la culpa los unos a los otros, pero así no se soluciona nada. O actuamos como colectividad territorial o nuestra capacidad de presión ya se ve que no surte efecto.


L’article a diaridetarragona 18/01/2020

 

Eliminar un servei que mou 700.000 viatgers  i condem-nar-los al transport per carretera o al vehicle privat i planificar un aparcament de 400 cotxes a l’antiga estació de Salou és un paradigma de lluita contra el canvi climàtic

 

«El dia després (de la posta en funcionament del tram Vandellòs-Perafort del ferrocarril del Mediterrani) entra en servei una proposta de transport públic que millora radicalment l’actual. Aquesta és una altra de les grans peces del pacte amb els alcaldes». Són paraules d’Isidre Gavín, secretari d’infraestructures i mobilitat de la Generalitat de Catalunya, en una entrevista publicada en aquest mateix diari el dia 7 d’abril de 2019.

«Millora radical» no sembla la qualificació més adequada per les modificacions que ha patit el transport públic del sud de Catalunya: estacions cèntriques tancades, exigència de transbordaments, horaris desajustats, pèrdua de circulacions tant a Terres de l’Ebre com al Camp de Tarragona, temps de recorregut que similars als que teníem fa deu anys i un llarg etcètera que en els darrers dies ja s’han fet prou explícits. Irònicament, aquesta pèrdua de servei s’ha perpetrat quan la Conselleria del ram, que inclou la paraula sostenibilitat en el seu nom, ha declarat l’emergència climàtica. Sembla que eliminar un servei que mou prop de 700.000 viatgers amb un tren electrificat i condemnar-los al transport per carretera o al vehicle privat, estar plantejant la desaparició dels peatges i per postres planificar un aparcament de 400 cotxes a l’antiga estació de Salou és un paradigma de lluita per la mobilitat sostenible i contra el canvi climàtic.

Mirada enrere: les coses haurien pogut ser diferents i millors. El traspàs de la línia Tarragona – Salou – Cambrils era perfectament possible per l’Estatut vigent, i està previst a Llei ferroviària estatal. Hauria permès transformar ràpidament la línia sense interrupció del servei, la millor de les opcions possibles, i hauria evitat la creació d’un ramal amb una única estació d’explotació cara i escassa capacitat de generació de demanda. No ens consta que la Generalitat hagi demanat formalment el traspàs de la línia, i de fet el Ministeri afirma el contrari. La contínua referència per part d’alcaldes i Generalitat a la Declaració d’impacte ambiental (DIA) de l’obra del corredor oblida que una DIA pot ser modificada a petició de l’administració actuant, en un tràmit que ens consta que el Ministeri de la Transició Ecològica veia amb bons ulls. Així mateix, la Generalitat mai ha donat suport a la petició d’una connexió dins de la demarcació entre les línies d’alta velocitat i convencional al nord de la ciutat de Tarragona, que permetria disposar de l’alta velocitat regional a les estacions urbanes del Camp de Tarragona, reduir els temps de connexió amb Barcelona (80% de la demanda) i facilitar l